Renuncia Felipe Calderón, eres un inepto...

20 julio, 2010

El hígado de Dios!

Dios padre / campechano

en el estilo de Juan veintitrés

dijo / dejad que los excomulgados

vengan a mí / dejadlos

Abortistas / herejes

adúlteros o gays

marxistas / sacerdotes casados

guerrilleros

venid a mí / libérrimos

vuestro es el reino

de los cielos míos.

En cierto modo debo compensaros

por los vejámenes sin cuento

por los agravios con encíclica

que os vienen inflingiendo

mis vicarios

Desde la inquisición

me duele el hígado

venid excomulgados

hijos míos.

(Mario Benedetti)