Renuncia Felipe Calderón, eres un inepto...

16 noviembre, 2010

Aumentan decomisos; sigue trasiego

Por cada 17 toneladas decomisadas los cárteles colocan 100 en Estados Unidos
Aumentan decomisos; sigue trasiego
Baja California es actualmente la principal ruta para tráfico de marihuana a Estados Unidos, a pesar de los constantes decomisos. Los cárteles de Sinaloa han ampliado su campo de acción de Mexicali a Tijuana y los miembros de CAF están traficando la droga de los sinaloenses.
La guerra entre cárteles desarrollada en el noreste de la República mexicana, convirtió a  Tijuana en la vía “más segura” para la mafia de Sinaloa y de otras células consideradas “independientes”, por las fuerzas castrenses...

Según versiones filtradas a las áreas de inteligencia por cómplices de los traficantes, por cada 17 toneladas de marihuana que les decomisan, los criminales colocan 100 toneladas del lado americano, y de aquel lado de la línea la venden a razón de un millón de dólares cada una.
Para los traficantes el trasiego de droga continúa siendo negocio, a pesar de los esfuerzos, coordinación y evidentes resultados en materia de decomisos, de las autoridades integradas al Consejo de Seguridad Pública del estado de Baja California.
Por eso en este momento, el crimen organizado no ataca a las autoridades que incautan la mercancía ilícita en el noroeste. Tienen interés de mantener libre el corredor y evitan “calentar la plaza”.
De hecho, los sinaloenses se han esforzado en hacer llegar sus mensajes de conveniente paz, a los tres órdenes de gobierno.
* En los aseguramientos de droga, toman las incautaciones como parte natural de riesgo y pérdida contable del proceso.
* Del mega-decomiso de 134 toneladas, saben quién fue el responsable del robo fallido que expuso la marihuana, trascendió que irán tras él y nadie más. Lo mismo en el tema de secuestro de la sobrina y sobrina nieta de “El Chapo”.
* Respecto a la amenaza de muerte que se conoció sobre el personal del grupo antisecuestros que participó en el rescate de las mujeres Gutiérrez Zambada, los de Sinaloa se deslindaron. Aun así los colaboradores del Procurador Rommel Moreno Manjarrez se escondieron, dejando vulnerable a la sociedad.
* Fracciones del cártel Arellano, han filtrado a las fuerzas policíacas que Fernando Sánchez Arellano “se abrió” y el CAF no tiene que ver con las mantas en Sinaloa. “Son cosas del Sillas y sus cinco células, nadie los apoya”, ha sido la versión.
Sin embargo continúa circulando información de enfrentamientos y datos no oficiales, que refieren secuestros contra mujeres de la familia Arellano.
Está semana continuaron las confiscaciones, en total 11 toneladas fueron sacadas del mercado por elementos del Ejército Mexicano. Alguna era traficada por el Armando “El Gordo” Villarreal y otra por diferentes grupos de Sinaloa.
A las tres de la madrugada del domingo 7 de noviembre, en seguimiento a detenciones previas, las fuerzas armadas hicieron un operativo en  el número 1681 de la calle Loma Bonita en la delegación San Antonio de los Buenos y capturaron a Ignacio Escamilla Estrada, traficante prófugo en Estados Unidos. Éste los llevó a la casa de seguridad ubicada en el número 4 de la calle Pípila del Cañón Salado, en La Mesa, donde aprehendieron a Ezequiel Perfecto Laguna Castillo, y decomisaron 3.123 toneladas, cuatro vehículos, dos armas cortas y cinco cartuchos.
Escamilla reconoció ser operador criminal al servicio de Armando “El Gordo” Villarreal Heredia y que ambos sirven a Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”, y su función dentro de la célula criminal era cruzar marihuana en vehículos a Estados Unidos.
Otros 809 kilos de hierba fueron localizados en un reconocimiento terrestre del Grupo Anfibio de las Fuerzas Especiales en Ensenada, Martín Hernández, traficante que los transportaba e intentó huir en auto con la droga también fue detenido.
Hernández Becerril declaró desconocer al dueño y la procedencia de la droga, aseguró que lo había contratado “una persona” para que lo ayudara a subir “paquetes de marihuana que se encontraban a inmediaciones de la playa” y que le pagaría 200 pesos.
El cargamento más grande de la semana fue localizado en el Ejido Francisco Villa de Tijuana el miércoles 10 de noviembre. En un trabajo coordinado entre la Policía Municipal de Tijuana y los militares.
A la altura del número 13 de la calle Baja California policías detuvieron a José Manuel García Álvarez  por actitud sospechosa, al revisarlo le encontraron una bolsa con residuos de marihuana, la cual aseguró había adquirido en el domicilio antes mencionado.
La fuerzas coordinadas efectuaron un cateo en el inmueble denunciado como “tiendita” y se dieron cuenta que era un centro de distribución. En el lugar aprehendieron a Rodolfo Figueroa León, e incautaron 7.152 toneladas de marihuana.
Respecto al dueño de la droga, los detenidos sólo refirieron que era un sinaloense que la había trasladado, en una camioneta tipo panel, a esa casa de seguridad desde hacía tres meses. Adicionalmente en una semana de inusitada actividad para la Policía Federal, incautaron 7.4 kilos de crystal y dos armas largas.
6.4 kilos de la droga fueron detectados en unas tablas de madera que simulaban ser una caja de carga, fue descubierta en el aeropuerto Abelardo L. Rodríguez. El otro kilo era trasladado por Fabián Fragosos, Antonio Bernal y Ramón Vázquez en la colonia 20 de noviembre la madrugada del domingo, los detuvieron por actitud sospechosa y en un compartimiento escondido de la camioneta en que se transportaban, encontraron el enervante, un Ak47 y un lanzacohetes.
Convertida Baja California en la entidad con mayores decomisos en el país, y  en la ruta más atractiva de los narcotraficantes,  resulta evidente la necesidad de que las autoridades replanteen las estrategias y operativos más allá de las denuncias ciudadanas.
Pero sobre todo, que la Procuraduría General de la República de seguimiento al origen y destinos de los cargamentos, porque poco o nada se conoce de las indagatorias que deberían haberse hecho alrededor de las 73 toneladas de marihuana incautadas por los soldados en 2008, las 81 decomisadas en 2009 o las 270 toneladas que se han arrebatado al narco en lo que va del 2010.