Renuncia Felipe Calderón, eres un inepto...

18 noviembre, 2010

Lo que FECAL no dice: Adiós a las inversiones

Adiós a las inversiones
J. Jesús Esquivel

WASHINGTON, 16 de noviembre (Proceso).- Los crecientes niveles de violencia e inseguridad en México, especialmente en Monterrey, ahuyentan las posibilidades de inversión extranjera, según un análisis de expertos en temas de inteligencia, seguridad y prevención de riesgos...

“Desde el comienzo de 2010 el crimen organizado en México tiene sitiada el área metropolitana y los alrededores de Monterrey”, sostiene el más reciente reporte mensual de la empresa iJet Intelligent Risk Systems, dedicada al asesoramiento de empresas multinacionales en programas de seguridad y análisis de riesgo para las inversiones en países azotados por las bandas criminales.
“Balaceras, secuestros y narcobloqueos sacuden el centro de Monterrey en las horas de negocios”, enfatiza el documento de iJet correspondiente al pasado septiembre, que Proceso consultó.
“Por la importancia que tiene esta ciudad para las organizaciones mexicanas del tráfico de drogas y la buena posición de atrincheramiento del cártel de Los Zetas, los conflictos violentos en Monterrey podrían persistir por lo menos los próximos tres meses”, se destaca en el análisis, titulado México, el crimen organizado impacta al sector empresarial de Monterrey y que analiza las posibilidades de éxito de las carteras de inversión de empresas trasnacionales.
Samuel Logan (director de iJet para América, especialista en el estudio de la narcoviolencia desde hace 12 años y autor del libro Esto es para la Mara Salvatrucha dentro de la MS-13, la pandilla más violenta de las Américas) sostiene que una de las cosas que más preocupa a las empresas trasnacionales que desean invertir en México o pretenden retirar sus capitales del país es la percepción errónea de lo que ocurre en ciudades como Monterrey.
En entrevista, Logan comenta: “Hay una gran diferencia sobre la percepción que se tiene del problema de la violencia en México y lo que realmente ocurre en este país. La percepción (de las trasnacionales) es que México es un desastre, todo está mal e impera un narcoestado total”.
Para él, en términos generales lo que pasa en México es que, en la lucha por dominar las ciudades importantes, los miembros del crimen organizado están tratando de eliminarse. “En Monterrey tenemos la disputa abierta por la plaza entre Los Zetas, el cártel del Golfo y La Familia Michoacana, que está aliada con El Chapo y la Nueva Federación. Estos grupos envían a sus sicarios a matar o levantar a los policías municipales porque asumen que trabajan para el enemigo”, añade el especialista.
En su reporte anterior iJet enfatizaba que “la tendencia (en la capital de Nuevo León) es que la situación empeorará”, pues aunque los grupos criminales tienen presencia en la región desde principios de los noventa, “muchos de los capos del narcotráfico han establecido sus domicilios” en el exclusivo municipio de San Pedro Garza García.
De enero a septiembre de este año la disputa por Monterrey entre Los Zetas, el cártel del Golfo y La Familia Michoacana ha dejado 420 asesinatos. Entre julio y agosto pasados, los grupos criminales realizaron 56 bloqueos en la ciudad para impedir o entorpecer la intervención del Ejército y de las agencias federales, según iJet.
Esta compañía, que no revela quiénes son sus clientes, da a éstos muy malas noticias sobre la posibilidad de éxito de las autoridades locales y federales en la lucha contra el crimen organizado. Por ejemplo, el informe sobre Monterrey sostiene que “no está claro que sea exitosa” la estrategia contra los narcobloqueos que anunció el pasado 18 de agosto el secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, Luis Carlos Treviño.

“Preocupación extrema”

La compañía iJet afirma que organizaciones y empresas trasnacionales han expresado una “preocupación extrema” sobre el continuo deterioro de la situación de seguridad en México, por lo que las autoridades federal y estatal se hallan en “máximo estado de alerta”.
Aunque México sigue teniendo gran atractivo para las inversiones extrajeras, dice Logan, los empresarios de Estados Unidos y de algunos países europeos leen noticias alarmantes sobre los asesinatos y secuestros que se cometen todos los días en territorio mexicano.
Logan destaca que para esas empresas “es alarmante” que en lo que va del sexenio de Felipe Calderón la lucha militarizada contra el narcotráfico lleve un saldo de 30 mil muertos, pese a que la mayoría de ellos son presuntos criminales.
Además, dice Logan, “México sigue siendo un país atractivo para las empresas más grandes del mundo, no así para las pequeñas y medianas... Por ejemplo, Sony planea construir una nueva planta en Tijuana… pero las empresas medianas o pequeñas prefieren estar fuera de México porque para invertir aquí deben considerar un presupuesto adicional dedicado a la seguridad”.
–¿Qué tan grande es la preocupación de las trasnacionales por la violencia en Monterrey? –se le pregunta.
–Es una preocupación muy grande y creciente.
–¿Cuántas empresas de ese tipo los han consultado sobre el caso Monterrey o les han expresado preocupación por lo que ocurre en esa ciudad?
–No puedo revelar esa información. Lo que puedo decirle es que tenemos posiblemente una docena de clientes que constantemente nos consultan sobre lo que esta ocurriendo en Monterrey. Y son empresas grandes y medianas, ninguna pequeña –responde Logan.
El reporte de iJet correspondiente a septiembre presenta, además de su análisis sobre Monterrey, otros acerca de Costa de Marfil, Somalia, Surinam, Venezuela, India, Afganistán, Hungría, Italia, Bahréin, Libia y Egipto.
En su último capítulo –En la mira. Aumenta la cadena de robos al transporte de carga en America Latina– indica que en los primeros seis meses de 2010 las pérdidas por robos a camiones de carga en carreteras latinoamericanas fueron de 102 millones de dólares, contra sólo 38 millones en el primer semestre del año pasado.
México, Guatemala y Brasil son los tres países latinoamericanos que necesitan mayor seguridad para el transporte de carga, advierte iJet a sus clientes. En ese sentido, establece:
“La zona industrial del norte de la Ciudad de México se mantiene como un área de alto riesgo para el transporte de carga, aunque las rutas más afectadas por los robos a lo largo del país se concentran en la periferia del Estado de México”. Y señala como muy peligrosas para ese tipo de vehículos las carreteras México-Querétaro, en la zona de Cuautitlán Izcalli; la México-Pachuca, en la zona de Ecatepec; las casetas de cobro de la México-Puebla, y la carretera Benito Juárez, en Sonora.